July 19, 2022

7 tipos de sesgos que pueden afectar un proceso de reclutamiento

Como reclutador, ¿alguna vez te has preguntado si tus decisiones durante el proceso de reclutamiento son 100% imparciales? Es posible que la empresa cuente con mecanismos que te ayuden a llevar un proceso justo para todos los candidatos. Sin embargo, ¿qué se puede hacer cuando nosotros no somos conscientes de nuestros propios sesgos? Estas son ideas y preferencias que pueden afectar nuestras decisiones de forma inconsciente. 

La mejor manera de evitar los sesgos es conocerlos y tenerlos siempre presentes. ¿Sabes qué tipos de sesgos existen? En T2W tenemos una amplia experiencia en el reclutamiento de personal, por lo que podemos ayudarte a evitar este problema. En el siguiente artículo te contamos qué son los sesgos exactamente y cuáles pueden afectar tus procesos de selección. 

¿Qué son los sesgos cognitivos? 

Cada persona tiene una forma diferente de interpretar lo que percibe a través de sus sentidos. Esto se debe a que a lo largo de nuestra vida hemos desarrollado preferencias y prejuicios como consecuencia de nuestras experiencias personales. Como resultado, creamos sesgos que pueden ser positivos o negativos. Estos suelen ser inconscientes y tienen cierto control sobre nuestras decisiones diarias.  

Si bien resulta muy difícil no tener prejuicios, en el mundo del reclutamiento estos son un verdadero peligro. Estos pueden complicar los procesos y hacer que dejemos ir a los mejores candidatos. La mejor forma de evitar estas complicaciones es conocer los tipos de sesgos en reclutamiento e identificar cuáles podríamos tener al momento de evaluar candidatos.  

Tipos de sesgos cognitivos 

Tipos de sesgos cognitivos 

1. Sesgo de confirmación 

¿Sueles guiarte por tu instinto o por presentimientos? Bien, entonces este es un sesgo del que debes cuidarte. Es inevitable tener prejuicios o creencias arraigadas a nosotros. El sesgo de confirmación se da cuando intentas confirmar tus suposiciones sobre una persona o situación. Subconscientemente, empezarás a buscar evidencia que confirme tus ideas y dejarás de considerar los hechos de forma racional.  

2. Sesgo de anclaje 

A menudo escuchamos que la primera impresión es la que cuenta. Aquello suele ser cierto para la mayoría de personas y; por lo tanto, resulta un peligro para un proceso imparcial. El sesgo de anclaje ocurre cuando tomamos una decisión basados en una característica que notamos inicialmente. Todos los datos y hechos que siguen son completamente eclipsados por esta primera impresión.  

Te puede interesar: ¿Por qué externalizar tus procesos de reclutamiento y contratación? 

3. Sesgo de afinidad 

Imagina que al entrevistar a un candidato notas que es de la misma parte de la ciudad que tú. Al preguntarle por la universidad a la que asistió, ves con sorpresa que asistió a la misma casa de estudios que tú. Qué tal coincidencia, ¿no es cierto? Aquel es el escenario perfecto para que aparezca el sesgo de afinidad. Este aparece cuando compartimos características similares a las de otra persona. Los seres humanos tendemos a preferir lo similar o lo familiar. Aquello pone en peligro el proceso de reclutamiento. 

4. Efecto contraste 

Como una persona que debe revisar una larga lista de candidatos, es casi imposible evitar comparaciones. Sin embargo, el problema aparece cuando dejas de lado los criterios de evaluación. El efecto contraste ocurre cuando ya no evalúas a los candidatos según los criterios establecidos, sino por sus características con respecto al candidato que lo antecedió. Esto hace que los criterios de evaluación cambien constantemente. 

5. Efecto halo 

¿Alguna vez has encontrado un candidato que cumple a la perfección uno de los requisitos del puesto? En esa situación puede aparecer el efecto halo. Este ocurre cuando observamos una característica positiva en una persona y asumimos que esta se repetirá también en otras áreas. Esto genera una percepción equivocada de la realidad y puede dejarnos con un candidato que no cumplirá con todos los requisitos del puesto. 

6. Heurística de disponibilidad 

Revisar decenas de candidatos puede llegar a ser monótono y cansado. Es en ese contexto que puede aparecer la heurística de disponibilidad. Este es un sesgo que se basa en la tendencia de las personas a predecir un resultado basados en situaciones similares que se han dado previamente; usualmente como consecuencia del cansancio. Por ejemplo, luego de revisar cierto número de postulantes, la mente puede empezar a buscar atajos para terminar con el proceso rápidamente. El resultado es un proceso que no logrará identificar al mejor candidato.  

7. Sesgo emocional 

En ocasiones es posible encontrarse con candidatos que, por su experiencia o su personalidad, resultan muy comunicativos. Entonces, a causa de su discurso y la forma en la que se expresa, se valora de mejor forma a aquel candidato. Esto hace que no se preste total atención a las características reales de la persona y su idoneidad para el puesto. Esto suele ocurrir a menudo con los reclutadores novatos o inexpertos.  

¡Perfecto! Ahora tienes una mejor visión de los sesgos más comunes en reclutamiento. Revisa la lista y examina a cuáles podrías ser propenso. El autoconocimiento y la preparación te ayudarán a llevar procesos de reclutamiento más justos.  

En Talent2Win, nos esforzamos por alinear los objetivos de negocio de tu empresa con las mejores estrategias de Adquisición de Talento disponibles. Si quieres saber más sobre los servicios que ofrecemos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*