May 17, 2022

Consejos de lenguaje corporal en una entrevista de trabajo

Nuestras acciones pueden llegar a ser mucho más evidentes que nuestras palabras. Aquello es especialmente cierto en el contexto de una entrevista laboral. Los reclutadores y profesionales de los Recursos Humanos son expertos en notar todas aquellas sutilezas que parecen secundarias, pero que pueden hablar muy bien o muy mal de nosotros sin que tengamos que decir una sola palabra. 

Inconscientemente podemos expresar muchas cosas a través del lenguaje corporal en una entrevista de trabajo. Lo que menos deseas es que tu subconsciente te traicione frente a un entrevistador. En T2W conocemos muy bien el proceso de contratación. Por eso aquí te damos algunos consejos que te permitirán tener una mejor comunicación no verbal al postular a un empleo.  

Importancia del lenguaje corporal en una entrevista de trabajo 

Pensar que las palabras son lo único que usan las personas para transmitir mensajes es un error. De hecho, investigaciones recientes revelan que del 100% de la comunicación entre las personas, solo un 7% se hace a través de lenguaje verbal. El tono de la voz ocupa el 38% y, aunque no lo creas, el lenguaje corporal cubre el 55% restante. 

Aquella es una muestra clara de la importancia del lenguaje corporal en las interacciones diarias. Sin embargo, una entrevista laboral es una situación más complicada. Este es un escenario en el que los nervios hacen que nuestro subconsciente quede expuesto. Como resultado, conocer y controlar nuestro lenguaje corporal se hace aún más importante. Veamos algunas de las acciones que debes dominar. 

1. La sonrisa y el saludo 

Cuando se habla de entrevistas laborales, la primera impresión es muy importante. Por eso, el saludo en una entrevista de trabajo es clave. Nada te ayudará a tener un buen primer acercamiento al entrevistador como un saludo expresado con una sonrisa y un firme apretón de manos. La sonrisa indica cordialidad y el apretón de manos firme, seguridad y confianza. Eso hará que el entrevistador no te pase por alto. 

Por otra parte, aquello habla también de tus habilidades interpersonales, las cuales son una de las habilidades blandas más importantes para las empresas. No olvides que la gran mayoría de empleos requieren de trabajo en equipo. Por lo tanto, la cordialidad y la comunicación serán evaluadas desde el primer momento de la entrevista.  

2. La postura al sentarse 

La postura al sentarse

Luego del saludo y antes de iniciar la entrevista, el reclutador te invitará a sentarte. Aquí, la postura en una entrevista de trabajo es clave. Por lo general, la mayoría de los candidatos suele encorvarse en la silla y se hacen más pequeños a la vista. Algo similar sucede cuando la persona se recuesta hacia atrás en la silla. Aquello hace parecer que están alejándose del entrevistador. Ambas son señales claras de miedo o nerviosismo.  

Por otra parte, si la postura es demasiado relajada, se transmite la idea de que no se está tomando la situación con seriedad. Lo ideal es sentarse, mantener la espalda recta y siempre enfocado hacia el entrevistador. De esta forma, tu lenguaje corporal indica que estás prestando toda tu atención a la persona frente a ti y demuestras interés en la entrevista.  

3. El uso de las manos 

Las manos son otro aspecto que revela mucho de ti. ¿Cómo colocar las manos en una entrevista de trabajo? Para empezar, esconderlas sugiere que ocultas algo o que no estás siendo completamente honesto. Por eso, evita a toda costa tener las manos en los bolsillos o esconderlas detrás de ti. De igual forma, evita entrelazar las manos o jugar con los dedos, ya que eso denota nerviosismo de tu parte. 

Entonces, lo que debes hacer con las manos en una entrevista de trabajo es usarlas para hacer énfasis al momento de responder las preguntas de la entrevista laboral. Al momento de moverlas, hazlo suavemente y sin movimientos rápidos. Asimismo, intenta siempre mostrar las palmas al expresarte, ya que aquello es un gesto de sinceridad.  

4. El movimiento excesivo 

Algunos candidatos pueden parecer muy relajados, pero sin darse cuenta empiezan a mover una pierna o un pie de forma insistente. Aquello denota ansiedad o falta de tranquilidad. En otras ocasiones, las personas suelen cambiar de postura frecuentemente: empiezan sentados de forma recta, luego cruzan las piernas, luego se apoyan en la silla y así toda la entrevista.  

El movimiento excesivo de una parte del cuerpo o el cambio constante de posturas es otra señal de nerviosismo. Para evitar aquel problema tu respiración es un aspecto clave. La respiración lenta y profunda te permite disminuir el ritmo cardiaco y estar más relajado. Una vez sentado, evita moverte y si lo haces que tus movimientos sean suaves y de forma muy esporádica. 

5. El contacto visual 

Un error común por parte de los candidatos es no hacer contacto visual con el entrevistador. Aquello denota inseguridad. Lo mismo sucede al mirar al piso al hablar, ya que esto señala que no se dice la verdad. Mirar a los ojos demuestra honestidad. Sin embargo, mirar fijamente al entrevistador puede crear el efecto opuesto y hacerte parecer agresivo.  

Lo ideal es hacer contacto visual de forma relajada. Para eso, puedes alternar tu mirada entre distintos lugares del rostro del entrevistador y sin hacerlo fijamente. De igual forma, puedes romper el contacto visual ocasionalmente, pero debes retomarlo al momento de escuchar al entrevistador o responder una pregunta.  

Estos son los principales detalles de comunicación no verbal en una entrevista de trabajo que debes tener en cuenta. Practica con anticipación cada uno de estos aspectos y los resultados serán mucho mejores.  

En Talent2Win, nos esforzamos por alinear los objetivos de negocio de tu empresa con las mejores estrategias de Adquisición de Talento disponibles. Si quieres saber más sobre los servicios que ofrecemos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*